Home » Formentera no existe. Un sueño de 23 km

Formentera no existe. Un sueño de 23 km

Roma, abril de 2012

Cuando se tira una piedra en el agua raras veces se da importancia a las ondas concéntricas que el gesto generará en muy poco tiempo. A veces, después de haber tirado algo al mar, nos damos la vuelta y continuamos haciendo la misma vida de antes, como si nada hubiese sucedido. Cuando escribí Formentera non esiste (en italiano), no podría nunca haber imaginado qué desencadenaría en el arco de pocos años:

  • –  más de 2.000 copias vendidas 
  • –  una comunidad de personas enamoradas de la isla, de la que se ha formado un grupo de facebook para compartir opiniones, fotos y el amor por Formentera
  • –  un segundo libro sobre la isla, Formentera senza vie di mezzo (Edizioni Pendragon 2011)
  • –  nuevos amigos que de lectores desconocidos se han convertido en personas queridas para mí
  • –  un ligamen con una parte de personas que viven o que han nacido en Formentera, que han enriquecido todo lo que ya sabía, y sobre todo me han mostrado la isla como nunca habría podido conocer de “forastera”
  • –  un pequeño pero precioso espacio como enviada especial de Roma, una vez a la semana en la retransmisión Da far a far de Radio Illa, la radio de Formentera (2014)
  • –  Y luego la versión española del primer libro.Las olas se han ensanchado, han alcanzado a tantísimas personas que como yo no saben explicarse cuál es el hechizo de esta “roca”, que una vez que te acoge de verdad en su profunda esencia, no te deja nunca más libre de irte definitivamente, por lo menos con el corazón.Obviamente, todo lo que cuento es como si fuese la relación de un sueño y no algo real. Porque no he nacido en Formentera y no tengo ninguna pretensión de conocerla mejor que otros. Pido que sea acogido solo por el amor puro e inexplicable que me une a este pequeño e inmenso paraíso. Y el amor, de esto estoy segura, no tiene nacionalidad. 
  • Video de la presentacion en Barcelona del libro Formentera no existe.

 

  • El libro Formentera no existe se puede encontrar el la libreria Tur Ferrer de Sant Francesc de Formentera.

  • Esta es la primera pagina:

La isla que no cansa. Se podrían pasar días, años, una vida fijando la mirada en el color del mar que la circunda, contemplando horizontes en donde el turquesa es tan intenso que no puede ser reproducido por la imaginación: un verdadero y propio arco iris de azules, que se juntan a partir del añil, pasando por el celeste, hasta llegar al transparente absoluto, al blanco, a la nada.

“Yo soy un inútil, – escribió el filósofo Andrea Emo – esto también puedo confesarlo: justamente un incapaz, pero capaz de la nada, capaz de afrontar, mirar y soportar la nada”.

Las playas de Formentera parecen despertar cada año la atracción de miles de personas, y entre ellas siempre hay quien regresa a su país con algo más: una inexplicable necesidad de saber cuándo podrá volver. Son las personas que han sintonizado con la respiración de la isla y que presienten que ya no podrán separarse de ella nunca más.

Pero, ¿por qué? ¿Qué posee Formentera de más respecto a otras islas del Mediterráneo tan bellas como ella? Además de sus aguas caribeñas, ¿qué es lo que la hace única e insustituible? Para intentar descubrirlo, este paseo imaginario se inicia en la inmensidad del mar. En su pureza y su brillo. Características debidas no solo al fondo de arena blanca, sino también a la presencia de una planta (no es un alga), que al favorecer la oxigenación de las aguas amplifica la transparencia: es la posidonia oceánica, declarada patrimonio marino de la humanidad por la UNESCO. Una pradera de 8 km, el ser vivo más extendido que se conoce en el mundo, y además el más longevo con sus 100.000 años de vida…